Miocardiopatía de Takotsubo o Síndrome del Corazón Roto

“Se murió de pena”, “tiene el corazón partido” eran para mí, expresiones muy folclóricas que me resultaban desde mi punto de vista una exageración, pero el vivir de cerca con una muy querida amiga la experiencia de estar al borde de la muerte con un sin número de síntomas cardíacos y complicaciones  pulmonares que terminaron teniendo como diagnóstico: Síndrome de corazón roto o Miocardiopatía de Takotsubo me motivaron a conocer un poco del tema y compartirlo con ustedes sin pretender ser una experta ni mucho menos, más bien sólo con la intención de querer hacer un  llamado de atención sobre algo real que nos atañe a todos.

Si bien no es una afección muy conocida, este síndrome es más frecuente de lo que se piensa y muchas veces se denomina como el gran simulador de un ataque cardiaco por lo que es muy probable que muchas veces no sea correctamente diagnosticado.

El nombre de “Miocardiopatía de Takotsubo”, se debe a que el primer caso fue descrito en Japón y el nombre TakoTsubo corresponde a un recipiente de forma cónica que se utiliza para capturar pulpos. El corazón en el ventrículo izquierdo, en esta situación, adquiere una forma muy parecida a este recipiente.

Las posibles causas del debilitamiento del corazón se relacionan con niveles elevados de adrenalina y noradrenalina en sangre, provocados a su vez por una situación de gran estrés, entre ellas se describen:

  • Fallecimiento sorpresivo de un ser querido muy cercano (hijo, padres, cónyuge).
  • Diagnóstico médico aterrorizador (cáncer, por ejemplo).
  • Situaciones de violencia doméstica.
  • Perder grandes sumas de dinero.
  • Perder el trabajo.
  • Desastres naturales (inundaciones, huracanes, terremotos, etc.).
  • Estrés físico por un gran traumatismo (accidente de tránsito, por ejemplo), cirugía mayor cardiaca, ataque de asma.

Hay mucho que aun se desconoce sobre este síndrome; pero lo que sí se puede afirmar es que el síndrome del corazón roto es mucho más que un mito, que las emociones si se relacionan e influyen en la parte física de la persona, y que por lo tanto, es válido considerar algunas recomendaciones útiles que podrían disminuir las probabilidades de ocurrencia:

  • Piensa positivo, ten un diálogo contigo mismo empoderador, no desmotivador. Trátate bien, con cariño, comprensión y amor, valórate.
  • Realiza actividades que te generen placer y felicidad; haz ejercicio, baila, practica técnicas de relajación o yoga, escucha música, lee, ora; lo que más disfrutes.
  • Evita las situaciones que te generan estrés, busca estrategias para lidiar con el.
  • No te quedes callad@, expresa sus sentimientos con amigos y/o familiares que te puedan brindar apoyo. Esto también es útil para aliviar el estrés.

No es una opción intentar lidiar con el estrés bebiendo alcohol, fumando o comiendo demasiado. Estas no son conductas saludables y no favorecen ni tu cuerpo, ni tu estado emocional y psicológico. No te crean bienestar.

No te victimices, actúa en dirección de resolver aquello que te aqueja o te está afectando. De igual manera es válido que pongas límites a las actitudes de terceros que te hacen daño. Recuerda que gran parte del dolor, angustia, tristeza, ansiedad y demás  emociones negativas que sentimos están ahí porque le hemos permitido entrar en nuestras vidas.

No ignores dolores crónicos o molestias. Si aparece alguno, consulta a tu médico.

Recuerda que tu estado de salud y bienestar son tu prioridad!

 

ROSITA CASTAÑO P.
Fisioterapeuta
I’Estheticista CEM – Docente
Terapeuta Ayurveda